Grupos de Psicología y Naturaleza: Experiencias y Aprendizajes Ciclo 2016.

“La naturaleza y el ser humano, un vínculo esencial que nos convoca a reunirnos”


Durante la tarde del día Viernes 17 de Marzo, inmersos en un otoño que ya se venía asomando hace varias semanas, con cambios sutiles y otros más evidentes como los ciclos de luz y oscuridad, se realizó este encuentro en Centro Viento Sur.

Desde nuestra fidelidad a lo vivencial, convencidos de la importancia de invitar a la dimensión de lo espontáneo, del cuerpo y del sentir, comenzamos la reunión con una breve experiencia de sonidos, que al mismo tiempo y sin decirlo, fomentaba el conectarnos con uno de los fundamentos de este trabajo, que en esencia, “va en dirección hacia adentro de uno”.


Luego de este inicio, ya de un modo más expositivo, fuimos recorriendo algunos hitos respecto al trabajo en esta línea, que si bien sabemos, desde una mirada amplia, tiene sus raíces en los primeros tiempos de la vida humana, quisimos revisarlo desde nuestras propias experiencias: salud comunitaria, huertas urbanas, trabajo con grupos en el jardín botánico, docencia innovadora en universidades y diversos talleres grupales con metodologías de vanguardia, fueron instancias fundantes de lo que ha ido tomando forma hasta el día de hoy.


Ya con estas bases históricas, que nos permitieron seguir la hebra de un mismo tejido hasta el presente, profundizamos en las experiencias más recientes, que al mismo tiempo, marcaron el comienzo de nuestro intento por sistematizar y estudiar este trabajo: Jornada de Otoño en Parque Nacional La Campana, Grupo de Primavera en Viña del Mar y Jornada de Verano en Reñaca.

Así, siempre intentando basarnos en la voz de los participantes, más que en construir desde afuera abstracciones o teorías sobre estas experiencias, fuimos presentando un acercamiento a la metodología, los valores y las actitudes que van sustentando este trabajo, así como los beneficios que han sido percibidos por los mismos protagonistas.


Y al finalizar, la conversación abierta, el reflejo en las palabras del otro y las nuevas posibilidades que se abren, en este camino que vamos recorriendo con un espíritu receptivo a lo que va apareciendo en cada nueva exploración, que sin lugar a dudas, nos lleva en dirección hacia la profundidad del misterio de la vida.


“Yo hoy día he vivido una experiencia espiritual, el acercarme a la naturaleza de la manera que viví hoy día no lo había hecho antes, no había estado nunca en un bosque así, donde los árboles se convierten en seres humanos, donde me sumergí en el río como en el fondo de mi espíritu”

(Participante Jornada de Verano 2017)

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo