Impresiones del primer grupo exploratorio de psicología y naturaleza.

Acompañando a una primavera que este año se mostraba tempranamente, durante Septiembre se realizó el “primer grupo exploratorio de psicología y naturaleza”. Con el paso de las semanas, ha cobrado fuerza en mi, la valoración de esta instancia como una posibilidad real de dar pasos hacia el bienestar desde la salud, el potencial creativo y los ritmos espontáneos que surgen en el contacto atento con nuestro entorno.

En total fueron cuatro sesiones, donde primó la experiencia directa por sobre la intelectualización, la palabra honesta por sobre el juicio. De un modo progresivo y facilitado por ejercicios prácticos, fuimos adentrándonos y profundizando en nuestra relación con la naturaleza, al mismo tiempo que se expandía nuestra comprensión sobre esta y nosotros mismos.


Con un pie puesto en la contemplación y otro en la poesía, nos embarcamos en una travesía conjunta, acercándonos a lo sublime e innombrable. La experiencia misteriosa de estar vivos. Sería prematuro afirmar cuan hondo calará en todos los participantes esta experiencia. Lo cierto es que se abrieron nuevos horizontes para todos los que participamos, el tiempo podrá nombrar el curso de estas rutas.

Me despido con la creación colectiva que sintetiza la experiencia grupal de la tercera sesión, al anochecer frente al mar, del miércoles 21 de Septiembre:


¿Y si contara los pasos hasta escuchar la primera palabra?

La distancia no me alcanza

Solo voy y oigo:

Pasión intensa en lo profundo

En saber que no necesito nada

Embriagada

El ancho

El grupo

Lo agregado

Eco del mismo misterio.


Arturo De Sarratea



13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo